“La suspensión de un viaje ya suspendido…”

Fidel Castro escribió hace poco que la visita de Calderón a Cuba estaba en veremos antes de que el presidente mexicano lo anunciara con ironía en el noticiero de Joaquín López Dóriga. "¿Por qué mentir? ¿Por qué hablar de supuestas represalias, como fue suspender un viaje ya suspendido?", preguntó el histórico comandante, en uno de sus últimos artículos.

¿Un viaje ya suspendido? Los que saben aseguran que Felipe iba a viajar a la isla el 27 de abril del año pasado, pero lo aplazó. Raúl Castro acababa de asumir oficialmente a la presidencia de Cuba. “No quiso ir al besamanos de Raúl”, explicó un allegado del presidente Calderón a un reconocido ex diplomático mexicano.

Pero hay otro motivo que puede explicar esta suspensión y que la cancillería mexicana no supo ver con antelación. Tiene nombre y apellido. Se llama Osvaldo Payá, encabeza la disidencia en Cuba y es amigo personal de Calderón. En la isla es tratado como “agente del imperialismo” por un régimen que no admite la oposición y la democracia.

El presidente mexicano no puede viajar a Cuba y dejar de verlo. Pero si lo ve, provocará la irritación del gobierno comunista. El ex diplomático lo resume así: “O no vas a Cuba, o vas y lo ves, o vas y no lo ves. Si lo ves quedas mal con Fidel Castro, si no lo ves quedas mal con los disidentes y con los defensores de los derechos humanos.” Es un asunto de pierde- pierde.

Una cosa más. A Fidel parece afectarle el alzhaimer. El país que acusó de “obsequiarle” el virus al mundo es el que le dio refugio; en el que reunió y entrenó a sus hombres; del que partió hacia la Sierra Maestra. Es también el que se negó a romper relaciones con Cuba, el que se opuso a que la expulsaran de la OEA, el que le dio crédito y petróleo barato. El comandante ya no es confiable. ¡Que razón tenía Jorge Castañeda!

* * *

El virus y su impacto en las relaciones internacionales afectó también al GDF. Ni Cuba, Ni Argentina, ni China –países que suspendieron sus vuelos a México -- fueron invitados a la reunión informativa que sostuvo Marcelo Ebrard con 80 representaciones diplomáticas. En ese encuentro, celebrado apenas el 14 de mayo pasado, se condenó la discriminación a los mexicanos por autoridades de algunos países.

Pero ya hay buenas noticias: los embajadores de esos tres países colaboran con entusiasmo para participar en la “Feria de las Culturas” que está organizando el Gobierno del DF y a la cual sí fueron invitados. A un aspirante a la presidencia no le conviene sentar un mal precedente en el terreno internacional.

* * *

“Lamento que (Raúl Salinas) no haya hecho declaraciones sobre la tortura que pasó (en Almoloya)”, asegura el viejo capo de la droga, Miguel Ángel Félix Gallardo, en el diario personal que escribió en la cárcel, cuyos extractos son rescatados en la Revista Gatopardo por el periodista de investigación, Diego Osorno.

Dice el capo que al otrora llamado hermano incomodo lo tuvieron por años en “Conductas Especiales” –algo así como El Apando. “Nos sorprendió el mal trato que le daban: la comida fría, gritos, burlas, le humillaban a la familia…”, asegura en el Diario.

En otro párrafo habla sobre Fox y la fuga del Chapo. Dice del ex presidente: “fue engañado por su propio equipo, pues esa fuga se dio por la facilidad de sus mismos colaboradores que querían verlo llegar débil a la entrevista con Bush. El haber puesto autoridades de otros partidos le hizo que cayera en la trampa, y al tiempo dio de baja esos funcionarios”.

* * *

Pocos fueron testigos de la singular escena, ocurrida la semana pasada en el Club de Industriales. El panista Germán Martínez y el perredista Jesús Ortega, juntos, solos y charlando civilizadamente. No vaya usted a pensar mal. No estaban en concertacesión, ni negociaban un acuerdo político entre azules y amarrillos.

Los dos esperaban a Beatriz Paredes, dirigente nacional del PAN, quien antes de ingresar en el salón donde los tres iban a debatir sobre la discordia entre mexicanos, realizó lo que los chavos llaman una prolongada “escala técnica”. Todo sea por el diálogo entre diferentes.

1 comentario:

Donut's dijo...

la mayoría de la veces uno juzga por las acciones que hacen las personas y más cuando es una figura como la del presidente Felipe Calderón, (por que cuando se comienza a juzgar la persona es), que si va a Cuba, que no va, que si va a ver a su amigo en fin. Cualquier acción que pueda hacer o no hacer el presidente mexicano, causará ruido. Saludos!