Escándalo en puerta.

Alberto Begné, presidente del Partido Social Demócrata, y Jorge Díaz Cuervo, asambleísta de ese partido, presentaran evidencias de los vínculos de camaradería y complicidad que hay entre Patricia Mercado, ex candidata presidencial de Alternativa, y René Bejarano. “Se llevan como compadre y comadre”, aseguran. Las evidencias van a demostrar como el señor de las ligas operó, por cuenta de Marcelo Ebrard, en la desestabilización de esa agrupación política.

Peor aún: darán a conocer pruebas irrefutables de la injerencia del Gobierno del Distrito Federal en la vida interna de ese partido, que, entre bronca y bronca, no acaba de consolidarse. Las pruebas involucran directamente a Jesús Valdés, subsecretario de gobierno en el gabinete del jefe de gobierno.

Este sábado, por cierto, Patricia Mercado se reúne con sus seguidores para decidir si se mantienen en el partido que preside Begné, o de plano lo abandonan. La aguerrida feminista parece que ya tiene la oferta del Partido Nueva Alianza para ser candidata a diputada. De buena fuente sabemos que los elbistas le ofrecieron al PAN llevarla como cabeza de lista.

* * *

La historia es conocida. El PAN y el PVEM fueron en aliados en las elecciones presidenciales del 2000. La ruptura entre las dos fuerzas políticas se produjo después de que Vicente Fox los dejó fuera de su gabinete. Pero en política nada es para siempre. Germán Martínez, dirigente del blanquiazul, y Jorge Emilio González, dueño del verde, se dejaron ver juntos, hace días, en el restaurante Pajares, frente al World Trade Center. Oídos indiscretos aseguran que ambos hablaron de una posible coalición para el 2009. ¿Será?

* * *

Nos cuentan que el senador por Aguascalientes, Felipe González, tuvo un gesto con Santiago Creel, ahora ex presidente de la mesa directiva de la Cámara alta. Ofreció declinar a la presidencia de la Comisión de Seguridad para que el ex secretario de Gobernación en tiempos de Fox asumiera el cargo.

Pero Creel, quien es integrante de la Junta de Coordinación Política, y de las comisiones de Justicia; y de Radio, Televisión y Cinematografía, declinó el gesto. “Mejor espero a que se de un espacio, para no alterar equilibrios y la unidad del grupo”, nos dijo.

* * *

Me convertí en cliente del operativo “Control de Velocidad” de la Secretaria de Seguridad capitalina. Recibí, en una sola entrega, tres multas por andar a más de 80 kilómetros por hora en el segundo piso. Las infracciones llegaron acompañadas por cifras con el saldo rojo de los accidentes viales en el 2005 -1,399 muertos y 13 mil heridos graves.

Pero también con información de que en las calles de la Ciudad de México se han detectado vehículos que circulan a velocidades superiores a los 150 kilómetros por hora. El registro máximo ha sido de 230 kilómetros por hora, dice un volante que acompaña el formato de la Tesorería, en el que se presumen los “adelantos tecnológicos” (radares) he han hecho posible el operativo.

Hasta allí todo bien.

Lo extraño es que dos de las multas, levantadas por agentes diferentes, se produjeron el mismo día, en el segundo piso, pero con menos de dos minutos de diferencia. Una a las 11:32:44 (nótese la precisión cronométrica) y la otra a las 11:34:08. Segunda boleta de sanción iba yo a 102 kilómetros por hora, en la primera, y a 103 en la segunda.

Es decir, la misma infracción, pero duplicada. El monto de multa es 262 pesos por cada boleta, pero si pago en los 30 días, el descuento es de 50 por ciento. La infracción se produjo ¡el 5 de diciembre del 2007! Casi 9 meses para entregar la boleta de sanción.

* * *

Las campañas se calientan en Acapulco. Ayer clausuraron dos bombas en la gasolinera ubicada frente a la Diana, en la costera Miguel Alemán. ¿Y eso que tiene que ver? Se preguntara usted. Pues resulta que Luís Walton, candidato de Convergencia y el PT a la alcaldía del puerto, es el concesionario de esa estación. Gloria Sierra, abanderada del PRD, declaro la víspera que en esa gasolinera no vendan “litros de a litro”.

Mas tardó ella en declarar, que los inspectores de la Profeco en hacer una inspección en el sitio. Descubrieron que, efectivamente, una de las bombas despachaba mililitros de menos, pero la otra mililitros de más. La explicación ofrecida es que fue producto de una descalibración y que las dos bombas estaban dentro de los “márgenes tolerados”.

Walton se declara convencido de que el hecho esta relacionado con la ventaja que lleva en las encuestas. “Ya se desato al guerra sucia”, se quejo. Y añadió irónico: Seguramente llegarán después los inspectores de Hacienda, del IMSS y los del Infonavit.

1 comentario:

Adrián dijo...

Pancho, perdón pero creo que en lo de la infracción te equivocas. Es certo que las entregas muy tarde, pero no creo que te estén entregando dos veces la misma boleta. A la velocidad que ibas es fácil llegar en 2 minutos de un radar a otro (hay 4 en total en el segundo piso en ambas direcciones).

Suerte