Gobernadores chamaqueados.

Elba Esther Gordillo y Jesús Ortega se reunieron el pasado viernes en la Ciudad de México. El menú de la charla entre la poderosa maestra y el líder nacional del PRD llevaba como platillo principal la coalición en Oaxaca, según fuentes cercanas a la líder del SNTE.

La maestra quiere que el Panal, partido de su propiedad, se integre a la amplia coalición con el PAN, el PRD, el PT y Convergencia, para arrebatar el poder al PRI en ese estado, pero pone como condición que la candidata sea su protegida Irma Piñeyro, una experimentada ex priista, que luego hizo diputada federal de Nueva Alianza, precisaron las fuentes.

La plática parece haber dado frutos. Ayer se publicó que uno de los resolutivos del V Pleno del Consejo Estatal del PRD fue impulsar a Piñeyro, junto con Carlos Altamirano, como precandidatos al gobierno de Oaxaca. En el Panal nos aseguran que los consejeros del amarillo no quieren al convergente Gabino Cué

* * *
Va una atrasada, pero buena. Senadores del PRI nos cuentan que durante la reunión que la bancada sostuvo antes del inicio del periodo de sesiones, el 1 de febrero, Beatriz Paredes reconoció, palabras más, palabras menos, que el Presidente Calderón se había chamaqueado a los gobernadores del PRI, durante las negociaciones para aprobar la Ley de Ingresos del 2010.

Los legisladores aseguran que, a cambio de la Ley de Ingresos, el Ejecutivo prometió a los góbers que el entonces secretario de Hacienda, Agustín Cartens, les daría más lana. Les dijo que el PAN no iría a la coalición en Oaxaca. Pero Cartens ya está en el Banco de México y el PAN camina hacia la coalición en la tierra de Juárez. ¿Y la palabra dada? Es pregunta.
* * *
“Le garantizo que las facultades del IFAI no serán afectadas”, le dijo Felipe Calderón a la comisionada presidente de ese Instituto, Jacqueline Peschard, al final de la ceremonia de conmemoración del aniversario de la Constitución en Querétaro, según testigos presenciales. Las palabras del primer mandatario llevaban la clara intención de tranquilizar los temores de la funcionaria, derivados de los embates que sufre el órgano de transparencia.

El primer obús lo constituye la iniciativa, atribuida a la Segob, para terminar con el carácter definitivo de las resoluciones del IFAI. Esta reforma propone que las dependencias nieguen a los ciudadanos el acceso a la información, en caso de que los datos solicitados afectan cuestiones de seguridad, defensa nacional, relaciones internacionales, o pueda ponerse en riesgo la seguridad de cualquier persona.

El segundo tiene que ver con la queja de la PGR contra una resolución del IFAI que le ordenaba dar a conocer los datos de una averiguación concluida. La queja fue admitida por el Tribunal Federal de lo Fiscal y Administrativo. Aún no se resuelve. Lo extraño es que ese Tribunal había rechazado, hasta entonces, todas las quejas presentadas contra el órgano de transparencia, con el alegato de que no era competente.

El tercero lo disparó el Congreso de Chiapas, único estado donde las resoluciones del órgano local de transparencia son revisadas por un Tribunal. La minoría panista en la cámara estatal presentó un recurso de inconstitucionalidad en la Suprema Corte en contra de la Ley de Transparencia local, que permite la intromisión de ese tribunal. El peligro aquí es que cunda el ejemplo en otros estados. “Por eso decimos que la transparencia está en riesgo”, sintetizan en el IFAI.

* * *
Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda presentan esta tarde el ensayo “Un Futuro Incierto para México”. Los dos autores tendrán un panel de lujo para comentar este ensayo, calificado por la Revista Nexos como “penetrante y provocativo sobre el momento de irresolución que vive el país.” E panel lo integran los senadores Manlio Fabio Beltrones, PRI, Santiago Creel, PAN; y Carlos Navarrete, PRD

1 comentario:

vanidoso dijo...

Francisco donde va a ser la presentación, seria muy bueno escuchar que dicen nuestros flamantes senadores acerca del ensayo de estos dos personajes que estar revolucionando la manera de pensar de los los mexicanos.